• Presentación
  • Dr. Superby
  • Lo más leído
  • Responsabilidad
médica
  • Prensa
  • Enlaces de
interés
  • Contacto
 
INICIO BÚSQUEDAS EN EL SITIO CONTACTO MÓVIL

 

La pericial médica, Artículos y entrevistas  Dr. Superby

 

 

 

 

 

El colesterol HDL elevado por sí mismo podría no proteger el corazón

 

Por mucho tiempo, se ha pensado que los niveles elevados de colesterol HDL protegen contra la enfermedad cardíaca. Sin embargo, una nueva investigación, publicada en “New England Journal of Medicine”, ha hallado que tener niveles elevados de colesterol HDL podría ser menos importante que lo bien que funcione este tipo de colesterol, es decir, lo bien que funciona para eliminar el colesterol excesivo del organismo.

 

EL colesterol HDL elevado por sí mismo podría no proteger el corazón


El colesterol de lipoproteína de alta densidad (HDL) realiza esta limpieza actuando como un barco que elimina el colesterol indeseado de células llamadas macrófagos y transportándolo al hígado, en donde el organismo puede eliminarlo. Esto ayuda a evitar que el colesterol se acumule en las paredes arteriales, lo que conduce a las plaquetas distintivas de la enfermedad cardiaca, según explicó el Dr. Daniel Rader, de la University of Pennsylvania (Estados Unidos).

Los bajos niveles de HDL se relacionan intensamente con mayor riesgo de enfermedad cardiaca, pero lo contrario no siempre es así. Durante años, los expertos se mostraron perplejos ante el hecho de que algunos de los que tenían niveles elevados de colesterol HDL todavía estaban en alto riesgo de enfermedad cardiaca. De hecho, un ensayo sobre torcetrapib, un medicamento que elevaba los niveles de colesterol HDL, se suspendió en 2006 cuando se conoció que la gente que tomaba el medicamento estaba en mayor riesgo de ataque cardiaco y muerte.

Esto condujo a los investigadores a suponer que podría haber algo sobre la manera en que funcionaba el HDL de una persona que podría ser más importante que los niveles de este tipo de colesterol.

En el estudio, el equipo del Dr. Rader tomó muestras de sangre y midieron el espesor de las paredes de los vasos sanguíneos de la arteria carótida de 203 adultos sanos. El Dr. Rader anotó que el espesor de la carótida indica placa arterial y riesgo de enfermedad cardiaca.

Los investigadores luego tomaron el HDL de la sangre y lo aplicaron a macrófagos derivados de líneas celulares del ratón. En humanos y ratones, los macrófagos son glóbulos blancos que se tragan a los microbios invasores como primera línea de defensa. También absorben el colesterol, lo que también contribuye a la formación de placas e inflamación en las paredes arteriales.
Los participantes cuyo colesterol HDL era menos capaz de eliminar el colesterol de los macrófagos tendían a tener una arteria carótida más gruesa.

"La función del HDL fue un precursor aún mejor del espesor de las paredes de la carótida que el nivel de HDL mismo", aseguró el Dr. Rader. Los investigadores llaman a esta función "capacidad de eflujo del colesterol".
 

 

Fuente:  Univadis


 

 

 

 

www.peritajedrsuperby.es

   

 

Diseño web y Posicionamiento SEO  Otros trabajos de diseño web